El asesino del museo judío de Bruselas, un “francés”: ¿de verdad ?

( Traducción al español de un artículo escrito en francés por Gabriel Robin )

¿De quienes se burlan?

 

            Mehdi Nemmouche, de 29 años, está sospechado de haber matado a cuatro personas en el museo judío de la ciudad de Bruselas el 24 de mayo de 2014. Se supone que ese individuo fue a Siria en el 2013, probablemente para participar en la yihad. Varios contribuyentes del sitio internet Boulevard Voltaire, yo incluso, habíamos subrayado el peligro mortal que representan esos jóvenes radicalizados ido a aprender la guerra en Siria. No tardó mucho en que uno de aquellos sicópatas tomara medidas asesinas.

                El gobierno francés, ridículo como a menudo, tomó las delanteras frente al problema mediante el ministro de interior Bernard Cazeneuve. En un tuit del 26 de mayo, pronto famoso, aquel extiende la mano hacia esos jóvenes perdidos: “A aquellos jóvenes que van a Siria, les quiero decir que hay mil combates para cuales luchar dentro de la república, para Francia”. ¡Este discurso transcendente ciertamente hubiese convencido a los señores Merah [el islamista que mató a unos militares franceses y luego a alumnos judíos en Tolosa, Francia, in 2012] y otros del estilo a renunciar a sus proyectos oscuros! Además que, desde ahora, el gobierno francés ha puesto un número de teléfono gratis anti-yihad a disposición de los aprendices terroristas.

                ¿De quienes se burlan?

            ¡Los yihadistas no tienen nada que hacer con la “República” socialista, ni aún con Francia! No se sienten franceses, odian a Francia y a su cultura y nos les dan más las buenas intenciones universalistas de los ministros franceses.

            De hecho, es interesante notar los comentarios, llenos de eufemismos,  en las medias sobre aquel señor Nemmouche. El sospecho es presentado como un francés, “natural” de Roubaix (una ciudad en el norte de Francia). Su precedente avocado, la señora, Soulifa Badaoui, se complació con gusto en presentarle en la televisión como un hombre joven “inteligente y brillante, respetuoso de las reglas et de los demás, de su avocado, et de los jueces”. El experto siquiátrico que le examinó en el cuadro de un delito de derecho común estimaba que era de “un nivel intelectual ligeramente superior a lo medio”. Pronto se nos explicará que la culpa la tiene la sociedad, la tienen esos malos franceses que no le dieron su suerte en la vida. El islam no tiene nada que ver en eso, ni lo tiene la quiebra total de la integración de poblaciones extranjeras.

            Esa cultura de excusa ha durado más que bastante, estamos hartos. Ningún francés es responsable por esos asesinos fanatizados, no lo es Francia. Ya es tiempo de afirmar que la identidad legal no tiene nada que ver con la identidad verdadera y vivida. Mehdi Nemmouche no tiene más de francés que su Documento Nacional de Identidad, nada más.

Image

Advertisements

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s